10% DE DESCUENTO PAGO TRANSFERENCIA BANCARIA

$2.890,00

3 cuotas sin interés de $963,33
10% de descuento pagando con TRANSFERENCIA BANCARIA Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • HENRY LIBROSAlsina 27 (8000) Bahía Blanca. Horario de atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:00 y de 16:30 a 20:30 hs. Y los sábados de 9:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:30 hs.
    Gratis
Descripción

PAULO FREIRE
LA EDUCACION COMO PRACTICA DE LA LIBERTAD
SIGLO VEINTIUNO EDITORES

Páginas: 152
Formato: 21 X 14 CM
Peso: 0.3 kgs.
ISBN: 9789876290210

La educación de las masas es el problema fundamental de los países en desarrollo, una educación que, liberada de todos los rasgos alienantes, constituya una fuerza posibilitadora del cambio y sea impulso de libertad. Sólo en la educación puede nacer la verdadera sociedad humana y ningún hombre vive al margen de ella. Por consiguiente, la opción se da entre una "educación" para la "domesticación" alineada y una educación para la libertad. "Educación para el hombre-objeto o educación para el hombre-sujeto". El autor considera que dentro de las condiciones históricas de la sociedad es indispensable una amplia concienciación de las masas que a través de una educación haga posible la autorreflexión sobre su tiempo y su espacio. Está hondamente convencido de que la elevación del pensamiento de las masas "que se suele llamar apresuradamente politización", como dice Fanon en Los condenados de la tierra, y que constituyó para ellos una forma de ser responsable en los países subdesarrollados, comienza exactamente con esta autorreflexión que las llevará a la consecuente profundización de su toma de conciencia y de la cual resultará su inserción en la historia, no ya como espectadores sino como actores y autores. La pedagogía de Paulo Freire es, por excelencia, una "pedagogía del oprimido" que no postula modelos de adaptación ni de transición de nuestras sociedades, sino modelos de ruptura, de cambio y de transformación total. La alfabetización, y por consiguiente toda la tarea de educar, sólo es auténticamente humanista en la medida en que procure la integración del individuo a su realidad nacional; en la medida en que le pierda el miedo a la libertad; en la medida en que pueda crear en el educando un proceso de recreación, de búsqueda, de independencia y, a la vez, de solidaridad.