10% DE DESCUENTO PAGO TRANSFERENCIA BANCARIA

$1.400,00

3 cuotas sin interés de $466,67
10% de descuento pagando con TRANSFERENCIA BANCARIA Ver medios de pago
Entregas para el CP: Cambiar CP
Medios de envío
Nuestro local
  • HENRY LIBROSAlsina 27 (8000) Bahía Blanca. Horario de atención: Lunes a Viernes de 9:00 a 13:00 y de 16:30 a 20:30 hs. Y los sábados de 9:00 a 13:00 y de 17:00 a 20:30 hs.
    Gratis
Descripción

HUGO DITARANTO
FERNANDO UN PERRO DE VERDAD
LA JUGUETE

Páginas:
Formato:
Peso: 0.3 kgs.
ISBN: 950970817-8

Fernando. Un perro de verdad La historia de Fernando es la historia de una gran amistad entre un perro y todo un pueblo, toda una ciudad. Me refiero a Fernando el perro de la ciudad de Resistencia, capital de la provincia del Chaco. Fue muy interesante como un perro atorrante, vagabundo, que supo conquistar la amistad de toda la gente de esa ciudad. Fernando ha dado lugar a la realización de dos esculturas en su ciudad Resistencia, varios poemas, una canción de Alberto Cortez y varios programas de televisión, entre ellos uno de la Aventura del Hombre del canal 13 de Bs.As. y el libro Fernando un perro de verdad de Hugo Ditaranto, Ediciones Lumiere (1997) Fernando apareció siendo cachorro en un bar de Resistencia llamado “Los Bancos”, frente a la plaza principal. Era el año 1951 y se acercó a un cantante de boleros que andaba por allí que se llamaba Fernando Ortiz. Enseguida hizo una gran amistad con Ortiz y de allí recibió su nombre por lo apegado que estaba el uno con el otro. Cuenta Ortiz, que Fernando lo siguió al Hotel Colón donde se hospedaba y a la mañana siguiente lo encontró debajo de la cama, lo bañó y se hicieron muy amigos, lo acompañaba a los ensayos, a las funciones y siempre se acomodaba detrás del piano. Como en el hotel no se permitían perros, Fernando dormía en la entrada y todas las mañanas desayunaba en el Banco Nación, donde había un gerente que se pedía un café con leche para él y otro para Fernando. Luego dormía una siesta matutina y al mediodía almorzaba en el bar El Madrileño y dormía la siesta en la casa del Dr. Reggiardo, un conocido médico y cirujano de Resistencia, que lo apreciaba mucho. Fernando tenía también mucha vida nocturna, recorría todos los boliches de Resistencia, el bar Los Bancos, donde cantaba Ortiz, Sorocabana, el club Social, el Club del Progreso etc. Siempre tenía un comportamiento ejemplar (era un gentleman) y por eso tenía todas las puertas abiertas. Le gustaba asistir a los espectáculos de teatro y de música y dicen que si no le gustaba se retiraba, mucha gente lo seguía (era un buen crítico de espectáculos). Cuentan que una vez se estaba representando la obra Nazareno Cruz y el lobo y Fernando se había acomodado en un lugarcito en el escenario desde donde miraba la obra, en un momento la actriz principal, Delma Ricci estaba muy asustada por la llegada del lobisón al cual se le escuchaban los aullidos, entonces Fernando se le acercó en el medio de la obra y le lamió la cara con lo cual el teatro estalló en aplausos y se terminó la función, había quedado como el salvador de la doncella. Cuando comenzó la campaña antirrábica en el año 1954, se hizo la primera vacunación en la plaza, donde se juntaron los perros de la ciudad, Fernando andaba por allí y fue el primero en ser vacunado y se le dio la patente Nº 1, todos los años se repetía la tradición de la vacunación y posteriormente luego de su muerte, el director de cultura el Dr. Ribero Sosa pidió al Comisionado Municipal que no se expida más la patente Nº 1 y que se reservara simbólicamente a Fernando. Fernando tiene dos esculturas en Resistencia, una realizada en mosaico veneciano sobre su tumba en el jardín del edificio del Fogón de los Arrieros y otra en bronce al lado de la Casa de Gobierno.